“El commissioning garantiza si un CPD es fiable, eficiente y seguro”

La empresa Commtech define en esta entrevista el panorama de servicios de comisionamiento en España, que ha evolucionado significativamente en los últimos años

28 November 2016 por Celia Villarrubia - Datacenter Dynamics

Si bien los servicios de comisionamiento en España han tardado en generalizarse, la evolución en los últimos 15 años ha sido imparable, como señalan desde la compañía española Commtech. Y aunque todavía queda mucho camino por recorrer, muchos data centers ya recurren al commissioning como herramienta para asegurar que las instalaciones son fiables, seguras y eficientes.

En la primera parte de la entrevista que DatacenterDynamics mantuvo con Commtech, los directivos ahondaron en su estrategia en Perú y en el resto de Latinoamérica, donde prevén un crecimiento importante. Ahora, Andrés Sepúlveda, director general de Commtech para España y Perú, y Javier Nieto, director de la división de commissioning de la compañía, se adentran en la propia esencia de los servicios de comisionamiento y en su grado de penetración en España.

 

¿Cuál es la finalidad de los servicios de commissioning desde el punto de vista de Commtech?
Andrés Sepúlveda -
Lo que un inversor busca al construir un edificio o un centro de datos es que las instalaciones cumplan tres pilares básicos: Fiabilidad, eficiencia y seguridad. Que sean instalaciones fiables, es decir, que funcionen correctamente y no requieran frecuentes reparaciones o sustituciones de componentes ni intervenciones de los equipos de mantenimiento. Que sean eficientes, es decir, que funcionen gastando la menor energía posible con los menores costes de explotación. Y que sean seguras, que no haya un cero (en cuanto a alimentación eléctrica, aire acondicionado, etc.). Y el commissioning precisamente tiene que comprobar que una instalación sea fiable, eficiente y segura.

Javier Nieto - Una de las cosas que garantiza también el commissioning al cliente o a la propiedad es que realmente la instalación que le están entregando es la instalación que él compró y que ha pagado.

 

¿Cuál es el nivel de adopción de los servicios de comisionamiento en España?
A.S. -
Ha habido una gran evolución de este segmento en los últimos años. Hace 15 años, el commissioning no tenía ninguna penetración en España y era desconocido. Aunque a día de hoy su penetración es todavía pequeña, ha habido un desarrollo importante en el conocimiento. Consideramos que actualmente se aplican servicios de commissioning en un 20% de los proyectos importantes de España

Si bien el commissioning es importante para todos los edificios, donde adquiere realmente relevancia es en el sector terciario y en entornos de misión crítica, básicamente en centros de datos.

 

Del porcentaje de proyectos de commissioning , ¿cuántos corresponden a data center?
A.S.-
Es difícil establecerlo. El alcance es más ambicioso en un data center, por lo que el impacto es distinto. El porcentaje de centros de datos dentro de nuestros proyectos de commissioning es muy pequeño, en torno al 5%, pero sus desafíos técnicos y económicos son mucho mayores, por lo que su facturación puede  representar el 20% con respecto al sector de edificación. Al final, el CPD es un entorno donde el commissioning tiene un encaje crítico.

J.N. - Lo que sí es cierto es que los data centers en los que hemos participado son generalmente grandes, todos ellos certificados por Uptime Institute en alguna de sus modalidades: diseño, construcción y sostenibilidad operativa. Son los casos de los CPDs de BBVA en Tres Cantos (Madrid), el de BBVA Continental en Lima (Perú) o el de Telefónica en Alcalá de Henares (Madrid). Estos grandes proyectos, en los que se despliegan los servicios de commissioning desde el diseño hasta la consecución de la certificación, hacen que el presupuesto procedente de data centers sea mayor.

 

Comentan que se ha producido una evolución en los últimos años en la implementación de servicios de commissioning. ¿Por qué creen que ha tenido lugar ese cambio?
A.S.-
El sector de la construcción se ha ido profesionalizando cada vez más. Del mismo modo que hace 25 años no se hablaba de la figura del project manager, hace 15 años nadie se planteaba la figura de un commissioning manager.

El commissioning hace que se prueben las instalaciones, asegurando que se cumplen funciones tal y como quiere la propiedad. Ésa es la gran diferencia que aporta: antes todo estaba en manos de un instalador que decía que se había hecho una prueba, pero era una especie de agujero negro donde difícilmente se podía comprobar si el instalador había realizado su trabajo. Y en ocasiones, al cabo de uno o dos años había que solucionar problemas de mantenimiento o reparaciones.

En estos años las propiedades se han dado cuenta, porque el commissioning  garantiza que la infraestructura se entrega habiendo pasado todas las pruebas que son necesarias y habiendo validado el resultado de las mismas. Por tanto, nos permite estar tranquilos sobre la fiabilidad y eficiencia de esos sistemas, equipos e instalaciones.

Los servicios de commissioning son los ojos de la propiedad a la hora de radiografiar ese agujero negro, que no se veía pero se sufría con una instalación que tenía problemas desde el minuto uno. Problemas muy fáciles de resolver con el commissioning, pero que sin estos servicios podían convertirse en problemas crónicos.

En una infraestructura donde hemos hecho unas inversiones brutales, el commissioning representa un porcentaje muy pequeño, en torno al 0,5%, por lo que no merece la pena jugársela.

 

¿En qué fase de la construcción recomiendan implementar servicios de commissioning?
J.N. -
Desde Commtech vamos conduciendo todo el proyecto de commissioning para la consecución de los tres pilares que indicábamos antes: que las instalaciones sean fiables, eficientes y seguras. Y eso hay que perseguirlo desde el inicio del proyecto: haciendo planes de commissioning, participando en la fase de diseño, yendo a fábrica para verificar los equipos principales, estando presentes en la recepción de equipos y durante la ejecución del proyecto a pie de obra, coordinando y validando la puesta en marcha de las instalaciones (desde arranques individuales, arranques de sistemas, arranques en carga, etc.), verificando los BMS, desarrollando el manual de sistemas y ejecutando todos los ensayos de integración.

 

¿Creen que las propiedades y las empresas tienen en cuenta estos servicios desde el inicio?
J.N. -
En el mundo del data center, el alcance del commissioning es muy limitado, porque generalmente se entiende como commissioning únicamente a los ensayos de integración. Estos ensayos son pruebas que se hacen al final del proyecto para comprobar que todo funciona según se ha descrito, y que implican introducir una carga eléctrica y una carga térmica en la sala y hacer que el centro de datos funcione como lo haría con los servidores dentro, lo pruebas, lo llevas a casos de estrés y ves el rendimiento. Pero los servicios de commissioning son mucho más, empiezan en el diseño del centro de datos.

 

¿El commissioning va encaminado a la consecución de una certificación?
J.N. -
Eso es algo opcional. Para nosotros, la puesta en marcha de un data center termina cuando comprobamos que todo funciona: hemos verificado los funcionamientos en vacío, en carga, hemos hecho ajustes y regulaciones.

Cuando damos la validación a la puesta en marcha de la instalación, invitamos al cliente o propiedad a hacer los ensayos de integración, para demostrar que la instalación está funcionando según se ha diseñado.

A partir de ahí, puede haber las certificaciones que se consideren oportunas, nosotros ya aseguramos que todo está funcionando correctamente. No consiste en que las instalaciones funcionen para conseguir la certificación, sino que la instalación funciona como se ha diseñado y una consecuencia de eso es que se puede optar a una certificación.

 

¿Estos servicios tienen sentido también para edificios antiguos?
J.N. -
El commissioning va dirigido tanto a edificios nuevos como antiguos. Una de las labores que hacemos para algunos de nuestros clientes principales es realizar auditorías funcionales, es decir, ver cómo están funcionando realmente las instalaciones y cómo se puede mejorar ese funcionamiento. Muchas veces no se requiere un desembolso económico, basta con cambiar parametrizaciones, ajustar variables y eficientar las instalaciones. Es lo que estamos haciendo con BBVA en nueve países de Latinoamérica.

En CPDs existentes podemos realizar labores de retro-commissioning, es decir, pruebas de commissioning en caliente, donde de forma controlada, sin ventanas, se ve cómo están funcionando realmente las instalaciones, porque muchas veces tú no sabes cómo va a reaccionar tu CPD por el simple hecho de perder la tensión de red de la compañía. Ciertas maniobras de ese tipo son muy necesarias porque necesitas saber cómo va a comportarse tu instalación.

 

¿A qué tipo de empresas va dirigido el commissioning?
J.N. -
Los servicios de commissioning pueden ser demandados por cualquier tipo de empresa: grande, pequeña, privada, pública, etc. Pero desde Commtech siempre se recomienda que sean contratados por la propiedad o explotador, por su positivo impacto en la explotación y mantenimiento eficiente del edificio o entorno de misión crítica.

Si los servicios son contratados directamente por la propiedad, tienes fuerza y poder para tomar decisiones y hacer cosas. En cambio, si los servicios son contratados a través de un contratista o una instaladora, por mucho que indiques todo lo que hay que cambiar, al final dependes de que quieran hacerlo o no. Somos una figura algo incómoda dentro del proceso, porque exigimos que se hagan y se cambien cosas.

Lo ideal es que los servicios de commissioning funcionen como los ojos de la propiedad, para asegurar que es una instalación eficiente, segura y robusta.

CONÉCTESE A DCD

INGRESE


¿OLVIDÓ SU CONTRASEÑA?

CREAR UNA CUENTA DCD

¿Necesita personal cualificado?

REGIONES

region LATAM y España North America Europe Em Português Middle East Africa Asia Pacific

Whitepapers VER TODO