Microsoft busca un data center cero emisiones mediante aguas residuales

La compañía prevé ubicar un CPD en una instalación de tratamiento de aguas residuales para aprovechar el biogás

20 November 2012 por Yevgeniy Sverdlik / Celia Villarrubia

Microsoft busca un data center cero emisiones mediante aguas residuales
Render del Microsoft Data Plant

Buscar fuentes de combustible alternativas que sean fiables puede llevarle a uno a sitios extraños. Ése es el caso de Microsoft, cuya búsqueda de combustible disponible donde se ubica su base de usuarios (en todo el mundo, realmente) ha conducido a la compañía a aquellas zonas habituales en toda concentración de población: depósitos de basura, refinerías y plantas de tratamiento de agua residual.

Lo que tienen en común todos estos lugares es que generan subproductos gaseosos, o biogás, que las pilas de combustible pueden transformar en energía.

Utilizar pilas de combustible para convertir gas en electricidad que permita alimentar el data center no es nuevo. Sí lo es, por el contrario, integrar un centro de datos en alguno de los sitios previamente mencionados y desconectarlo completamente de la red eléctrica, con el objetivo de alimentar las TI mediante biogás. Por radical que sea esta idea, uno de los equipos de centros de datos de Microsoft prevé ponerlo en práctica.

La compañía va a instalar uno de sus módulos de data center,  llamados ITPACs, en una instalación de tratamiento de aguas residuales en Cheyenne (Wyoming). Una de las agencias de desarrollo económico del estado aprobó recientemente una subvención de 1,5 millones de dólares para la ciudad para construir la infraestructura para este proyecto. El pasado lunes, Microsoft reveló más detalles sobre sus primeras pruebas del concepto “Data Plant” del que ha estado hablando públicamente desde 2011.

Brian Janous, arquitecto de data center de la compañía, dice que estratégicamente el proyecto es una “oportunidad de demostrar un concepto que puede probarse a escala, en todo el mundo”. Si el experimento en Wyoming es exitoso, Microsoft será capaz de “actuar globalmente, donde tengamos demanda, y utilizar lo que vemos como recursos energéticos desperdiciados”.

Como se ha mencionado antes, el concepto del biogás como combustible no es nuevo, y la razón por la que no está comúnmente utilizado es que el proceso para convertirlo en energía y utilizarlo en la red no es económico. Los centros de datos –y especialmente pequeños módulos de data center– ofrecen una oportunidad única porque pueden ser colocados directamente en la fuente.

El proyecto piloto ITPAC utilizará hasta 200 kW, o 100 kW menos que el resultado total de las pilas de combustible que lo alimentan, indicó Sean James, senior research program manager en Microsoft. El resto será utilizado por la planta de tratamiento de aguas residuales para ayudar a alimentar el proceso de tratamiento.

Según las estimaciones del equipo, la pila de combustible utilizará una importante parte de la cantidad total de biogás que la planta genere. “En esencia, consumiremos cerca de tres cuartas partes del biogás que se produce hoy”, añadió.

En Microsoft saben cuánta energía van a necesitar las TI en momentos pico y cuánta electricidad será capaz de producir la pila en esos periodos. Lo que están realmente probando es el mecanismo de gestión de cargas entre el data center, la pila de combustible y la planta de tratamiento de agua. Las pilas de combustible son conocidas por responder lentamente a los cambios en las cargas, y el sistema de gestión de cargas necesita asegurar que el suministro de energía puede responder lo suficientemente rápido a estos picos y valles, dijo James.

Si hay un pico, las válvulas que controlan el flujo de gas necesitan abrirse rápidamente para acomodarse a la demanda. Si hay un valle en las necesidades de energía para TI, las válvulas deben responder cerrándose. El sistema de gestión de cargas utiliza ultracapacitadores para mantener una carga estable mientras las válvulas están abriéndose y utiliza bancos de carga para almacenar energía no utilizada mientras las válvulas están cerrándose o enviarla para ser utilizada por el equipamiento de tratamiento de agua.

Las pilas de biogás son solo una de las fuentes de energía alternativas a las que Microsoft está prestando atención. Otra opción, al menos en Estados Unidos, es el gas natural, cuyo coste en el país es bajo. “También estamos bastante interesados en gas natural, especialmente en Estados Unidos, donde hay tanto excedente”, dijo Janous. No hay pilas de combustible utilizando gas natural en ningún centro de datos de Microsoft actualmente, pero es algo en lo que definitivamente están investigando, según concluye.
 

CONÉCTESE A DCD

INGRESE


¿OLVIDÓ SU CONTRASEÑA?

CREAR UNA CUENTA DCD

¿Necesita personal cualificado?

REGIONES

region LATAM y España North America Europe Em Português Middle East Africa Asia Pacific

Whitepapers VER TODO