Cinco tendencias del data center en 2012, según Gartner

ITaaS ha llegado para quedarse. Las TI híbridas y las cloud internas son algunas de las claves en la transformación del centro de datos, según Drue Reeves, vicepresidente y analista de Gartner

13 January 2012 por Celia Villarrubia - Datacenter Dynamics

La crisis económica de 2009 continúa afectando, de forma profunda, a los negocios y a las TI. Muchas organizaciones de Tecnologías de la Información tuvieron que hacer frente a presupuestos muy pequeños (o a la ausencia de ellos), a la falta de contratación de nuevos recursos y a una demanda creciente de servicios TI.

Para sobrevivir, los negocios necesitaban ahorrar dinero o ganar cada dólar posible, automatizando procesos, buscando vías adicionales de ingresos, incrementando la productividad de los usuarios y aumentando o reduciendo paulatinamente los recursos, de forma dinámica, a medida que el mercado lo demandaba.

Estas demandas de dinamismo, combinadas con las restricciones de presupuesto, se han convertido en la “nueva normalidad” de hoy día, con la expectativa de que los presupuestos no volverán a los niveles anteriores a 2009 y que la escalabilidad de los recursos de TI puede ir en línea con el ritmo del negocio.

Más aún, en 2010 y 2011 la desesperación sufrida por muchos negocios comenzó a promover la innovación. El cloud computing público se convirtió en una elección cada vez más popular para los servicios de TI y, aunque las preocupaciones siguen siendo numerosas,  muchas organizaciones han crecido acostumbradas a consumir las TI como servicio (ITaaS).

La demanda de ITaaS, combinada con la necesidad de reducir costes, ha llevado a los centros de datos al borde de una segunda transformación.

El auge de la cloud pública y una mano de obra móvil y remota en crecimiento y cada vez más compleja son factores que están presionando a las organizaciones para ofrecer infraestructura TI como servicio, capaz no solo de competir en precio y agilidad con proveedores externos, sino también de ofrecer la seguridad y garantías necesarias para alojar datos y aplicaciones de negocio críticas.

Tendencias clave

En 2012, cinco tendencias predominantes transformarán el centro de datos:

1. TI híbridas: Quizá el mayor efecto de la cloud pública sobre las operaciones de TI. Las organizaciones de TI se han dado cuenta de que no solo necesitan competir con proveedores de servicios cloud públicos (CSPs), sino también actuar como intermediarios entre los clientes internos y todos los servicios de TI (internos o externos).

Las organizaciones se están convirtiendo en brókers o agentes intermediarios de un conjunto de servicios TI alojados en parte internamente, y en parte externamente, es decir, como unas TI híbridas. Como intermediarias, las organizaciones pueden ofrecer a sus clientes internos el precio, la capacidad y la velocidad de aprovisionamiento de la nube externa, y la protección y seguridad de la nube interna.

2. Nubes internas: Cuando los negocios crecen acostumbrados a consumir las TI como servicio, las organizaciones de TI se ven obligadas a construir nubes internas. Desafortunadamente, construir una cloud interna es un trabajo arduo y existen pocos modelos. Aunque los proveedores están desarrollando productos que ayudan a los clientes a construir este tipo de nubes, no existe una solución llave en mano.

Las organizaciones de TI lucharán para improvisar las piezas necesarias a la hora de construir clouds internas. Sin embargo, su construcción será una tendencia clave de los centros de datos en 2012 debido a la necesidad de competir con las clouds externas.

3. Clouds híbridas: Las nubes híbridas son conexiones entre dos clouds, normalmente una nube privada interna y una nube pública externa. Son construidas utilizando software que permite a las aplicaciones y los datos migrar más fácilmente entre nubes. Por ejemplo, muchas aplicaciones dependen de sistemas de gestión de la identidad para autenticar usuarios, cuentan con cientos de gigabytes de datos, y tienen dependencias de latencia de entrada y salida para el almacenamiento.

Estos atributos a menudo impiden a las aplicaciones migrar a nubes externas, y las llevan a utilizar soluciones de cloud híbridas de una forma única. Un ejemplo de ello: el software de nube híbrida puede permitir la aceleración WAN y las conexiones VPN entre nubes que posibiliten a las organizaciones de TI mantener las aplicaciones y los datos críticos en la nube interna, y mover las cargas de trabajo a la nube pública.
    
Como los presupuestos de TI continúan disminuyendo y los recursos de capital siguen siendo escasos, las nubes híbridas se convertirán en una opción mucho más popular para aumentar la capacidad de TI y permitir la recuperación ante desastres que construir otro centro de datos o firmar un contrato de outsourcing a largo plazo.

4. Computación centrada en el usuario: Para competir en un mercado global y retener empleados clave, las organizaciones a menudo tienen que acomodar a la plantilla que vive en localizaciones remotas y utilizar dispositivos personales para el trabajo.

Algunas organizaciones están intentando reducir radicalmente el gasto operacional de soportar numerosos dispositivos para amplios grupos de usuarios con diversos requerimientos de aplicaciones.

Estas necesidades crean nuevos desafíos para las organizaciones de TI a la hora de hacer los datos más seguros, realizar copias de seguridad, y soportar dispositivos menos funcionales, así como un rango más amplio de dispositivos.

Por tanto, muchas organizaciones de TI se están replanteando sus estrategias de movilidad y están adoptando un punto de vista centrado más en el usuario, y no tanto en los dispositivos.

5. Eficiencia del centro de datos: Competir con las nubes externas requiere a las organizaciones de TI esforzarse y luchar por una gran eficiencia en sus centros de datos. Si las aplicaciones y datos críticos van a ser alojados en nubes internas privadas, las organizaciones de TI deben proporcionar servicios de TI internos de una forma eficiente y rentable.

Esto les obliga a reducir aún más los costes de sus centros de datos mediante la virtualización del mayor número de aplicaciones posible, el uso de tecnologías de almacenamiento eficiente como la deduplicación y la compra de servidores que permita maximizar el espacio y la energía y consolidar aplicaciones.

El nuevo centro de datos

En 2012, el centro de datos continuará su transformación desde una infraestructura de TI tradicional, virtualizada, consolidada y centralizada, hacia un nube interna orientada a servicio y eficiente económicamente. El nuevo centro de datos permitirá a los usuarios internos consumir las TI como un servicio, albergar aplicaciones y datos críticos, y aumentar la capacidad a través de nubes externas.

Esta transformación es el resultado de la presión que el cloud computing público ejerce sobre las organizaciones de TI para competir con los proveedores cloud, así como la necesidad de soportar una plantilla móvil en continuo crecimiento.

Para hacer frente a dicha transformación, las organizaciones de TI deben pasar de una mentalidad de “ordeno y mando” a un enfoque de bróker o intermediario de TI que facilite el consumo de servicios a los clientes internos.

Las consecuencias de no unirse a esta transformación pueden ser profundas. Si las organizaciones fallan al ofrecer las TI como servicio desde nubes internas y externas, o si se resisten a soportar usuarios remotos, los clientes internos dedicarán un mayor porcentaje de sus presupuestos de TI a cualquier otra actividad, y podrían finalmente evitar a las organizaciones de TI completamente.

Este artículo fue publicado previamente por Computer Weekly.
 

CONÉCTESE A DCD

INGRESE


¿OLVIDÓ SU CONTRASEÑA?

CREAR UNA CUENTA DCD

REGIONES

region LATAM y España North America Europe Em Português Middle East Africa Asia Pacific